El detalle como punto de partida en el Croquis Urbano

11/23/2014 10:58:00 a.m.



Tutoría - Erika Brandner

En el 1er Encuentro de Dibujantes Urbanos en el Barrio Concha y Toro se realizaron diferentes tutorías. En la que me correspondió guiar a mi, me enfoqué en estimular el gusto por el croquis urbano en todos los participantes. El dibujo urbano se puede abordar de diferentes maneras, no hay un solo estilo válido. Cada persona puede agarrar un lápiz, un papel y comenzar a plasmar sus impresiones acerca de lo que lo rodea y ese acto documental es en sí único y creativo. 

Generalmente al dibujar un entorno arquitectónico, se parte de una composición general y luego se va definiendo paulatinamente las partes para llegar finalmente a los detalles. En mi tutoría quise mostrar que se puede hacer un buen croquis con un concepto totalmente opuesto: desde el detalle hacia la composición general. Animé a los participantes a observar a conciencia, a conectarse con sus sensaciones y a elegir un “detalle”, que les generara una respuesta emocional y que justificara ser el centro de su croquis. El Barrio Concha y Toro es un escenario ideal para este enfoque de dibujo pues sus casonas son riquísimas en ornamentos tanto en puertas, ventanas, balcones, faroles, etc. Todos aceptaron el desafío y comenzaron a dibujar. Aquí añadí una dificultad adicional, que consistó en que guardaran el lápiz grafito y la goma y que se comprometieran con su dibujo, considerando las líneas previas como parte de él y de su aprendizaje y nunca como errores que deban ser escondidos. Durante el resto de la tutoría fui sentándome junto a cada dibujante y analizando su trabajo, observando junto a cada uno de ellos esa escena, ese detalle elegido y comentando cómo componerlo en la página e ir luego integrando los demás elementos de la escena. Además aplicamos conocimientos básicos y fundamentales como perspectiva, distancias, profundidad, medidas y ángulos. 



El ejercicio fue interesante y todos, hasta los que llegaron con un nivel de croquis avanzado experimentaron posibilidades de mejora en sus trabajos. Aquellos que realizaban un croquis arquitectónico perfecto y académico pudieron ver que podían entregar mayor riqueza y soltura a sus composiciones variando la calidad y cantidad de las líneas y jerarquizando. Hubo otros que simplemente obviaban las reglas de la perspectiva en croquis totalmente frontales y planos. En ese caso, se les instó a aceptar esa tendencia un tanto naive y a trabajar la composición y el ritmo del dibujo. También hubo otros croquis muy sueltos, rápidos, con gran dominio de la línea suelta y expresiva que requirieron orden y priorización para que el ojo no se sintiera abrumado. Finalmente, hubo algunos que rechazaron sus croquis encontrándolos deficientes. Los insté a mostrarlos y a abrirse a mejorarlos, insistiendo en que evitaran la comparación y que sacaran el máximo de partido a su propio estilo, que vieran qué no les gustaba, sinceramente, y que lo trabajaran. Lo que hace especial y único a cada persona se expresa también en sus dibujos y es muy satisfactorio saber que como Urban Sketchers Chile podemos ayudar a que muchos se animen a dibujar y a andar con sus croqueras debajo del brazo: “Mostrando el Mundo Dibujo a Dibujo”.


Fotografías gentileza de Pablo Maturana

You Might Also Like

0 comentarios

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Únete a nuestro grupo Flickr

Created with flickr badge.