El plebiscito en dibujos


Por Rosario Muñoz
Esta es la primera vez que voté fuera de Chile y estoy feliz porque esto pueda ser posible, agradezco a toda la gente que exigió este derecho durante años y valoro ese esfuerzo más que nunca.

El otoño había estado tibio aquí en NY, pero JUSTO el día de la votación estaba súper heladoooo. A pesar que estábamos abrigades, pasamos mucho frío, porque debido a la pandemia tuvimos que esperar la mayor parte del tiempo afuera del edificio del consulado, un lugar sin sol y con mucho viento. Pero la gente estaba hasta contenta, como si ya supiera que su opción iba a ganar.
Afortunadamente la página del Servel funciona perfecto y ya habíamos averiguado nuestras mesas fácilmente. Pero también habían funcionarias y funcionarios ayudando el proceso, buscando en la web tu número de mesa si es que no lo sabías. También pasaba el cónsul echándonos alcohol spray en las manos y dándonos las gracias por haber ido. Estaba todo muy tranquilo y había un ambiente más bien alegre.
De afuera del edificio pasamos al hall de entrada donde esperamos otro buen par de minutos. Habían funcionarios de la PDI que viajaron especialmente por el día para llevarse los votos a Chile. Ya cuando nos hicieron pasar al ascensor pensábamos que nuestra espera de más de una hora llegaba a su fin, pero no. Ahora tocaba esperar en los pasillos de las oficinas del consulado.
Las personas participando en el proceso estaba contenta y emocionada, tan comprometida que algunos incluso habían viajado desde muy lejos. Recordemos que el consulado de Chile en Nueva York abarca varios estados más.
En el ascensor de vuelta me dieron la tarjeta de un restorán chileno en New Jersey y varios datos de chilenes. Las personas que íbamos saliendo estábamos felices. No puedo decir que tuvimos que esperar una cantidad de tiempo insoportable ni mucho menos y no me hubiera importado estar todo el día esperando con tal de poder votar. Pudimos volver temprano, directo a un café y a las noticias del plebiscito.

Comentarios